Aliyow e Mohamed Bile Ali, uno de los pasantes capacitados por la Aliyow, en Baidoa, Somalia, en enero de 2021. Foto: OIM/Spotlight

Como reza el dicho: “El hogar está donde está el corazón”.

Para los cerca de 680.000 somalíes que ahora viven en el exterior, en este momento este dicho se ha vuelto más cierto que nunca.

A pesar de los miles de kilómetros que la separan de su tierra natal, la diáspora de Somalia realiza grandes contribuciones a la economía de su país. Colectivamente las remesas ascienden a un monto de entre 1.300 a 2.000 millones de dólares por año. Esto representa casi un tercio del PBI del país y mucho más que el total del monto de asistencia del exterior que llega al país cada año.

Cuando la guerra civil estalló en 1991, miles de somalíes se vieron forzados a escapar del país, y encontrar, eventualmente, seguridad en países como Kenya, Gran Bretaña, Finlandia, los Estados Unidos y Canadá.

Casi tres décadas han transcurrido desde aquel doloroso momento, que separó a las familias y diseminó por todo el mundo a la diáspora de Somalia. Ahora muchas de estas personas están regresando a su patria, impulsadas por el deseo de reconstruir ese lugar que alguna vez llamaron hogar.

Caminando a través de un canal vacío de agua en Baidoa, una ciudad en la zona centro-sur de Somalia, el ingeniero Mohamud Hussein Ibrow, también llamado Aliyow, sonríe: “Tengo una visión sobre Baidoa, y mi visión es que recuperará su gloria pasada”.

Baidoa se encuentra lejos de Londres, la ciudad que le dio la bienvenida y lo albergó durante 13 años antes de que retornara a Somalia en 2012. Cuando los enfrentamientos comenzaron, Aliyow ya se encontraba en Europa para obtener una maestría en ingeniería. La situación lo forzó a posponer su retorno durante casi dos décadas.

El conflicto y el colapso de las instituciones dañaron en gran medida la infraestructura del país, del que muchos trabajadores altamente calificados como Aliyow se fueron, provocando una escasez de mano de obra calificada en muchas áreas tales como las de sanidad e ingeniería.

Pero de todos modos Aliyow seguía la situación muy de cerca en su país natal desde su casa alquilada en Londres. “Mi cuerpo estaba en el Reino Unido, pero mi corazón se encontraba en Somalia”, relata.

No es el único. Cientos de somalíes han regresado a su país en la última década para aportar su capacidad para el desarrollo de su país. El Programa Migración y Desarrollo en África (MIDA), implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), está facilitando algunos de estos retornos.

La OIM moviliza recursos para desplegar a los expertos de la diáspora en instituciones del Estado en las que su pericia en varios campos contribuye a incrementar la capacidad institucional. Estos expertos no solamente traen consigo sus capacidades de regreso al hogar, sino que también transfieren su conocimiento a los y las jóvenes profesionales locales por medio de un programa de orientación.

Hasta ahora unas 500 personas han retornado a sus hogares en Somalia gracias alMIDA y en su país han podido brindar apoyo en una amplia gama de campos como los de educación, salud, finanzas públicas, derechos de los migrantes, justicia y muchos más.

Aliyow se unió al MIDA en 2019, esperando poder devolverle algo a su país de origen.

“Ha sido siempre mi sueño apoyar el futuro del país y brindarle el conocimiento técnico que adquirí como ingeniero gracias a la experiencia que incorporé trabajando en Londres. Es lo menos que puedo hacer por mi país”.

Se encuentra trabajando como Asesor Regional de Planeamiento Urbano en la Oficina del Gobernador, contribuyendo a la mejora de la infraestructura en Baidoa y sus alrededores. Su trabajo ayudará a la comunidad a desplazarse por la ciudad con gran facilidad por primera vez en mucho tiempo.

Aliyow es ahora uno de los “ingenieros más confiables en una ciudad que agradece enormemente su retorno”, de acuerdo con los dichos de un miembro de la comunidad. Todas las personas con las cuales se cruza lo saludan cortésmente, incluso los mayores, la juventud, las mujeres y los funcionarios a cargo de la seguridad.

El ingeniero Aliyow supervisa una de las construcciones en las cuales está trabajando en Baidoa, Somalia, en enero de 2021. Foto: OIM/Spotlight

"El agua alcanza una altitud de seis pies en este lugar y hace que muchos menores, las propiedades y el ganado sean barridos. Como puede verse, muchos escolares estaban usando este sendero tan peligroso”, dice Aliyow mientras muestra los planos de un nuevo puente.

El gobernador de la Región de Bay, Ali Wardheere Abdirahman, es otro ciudadano de Somalia que tiene ciudadanía dual, en este caso australiana.

“Los proyectos que hemos realizado en conjunto incluyen el desarrollo del distrito comercial de Baidoa Central, que alguna vez supo estar muy congestionado”, dice.

El gobernador le dio la bienvenida a Aliyow y le encomendó la capacitación de ingenieros locales para que procedieran a construir nuevos caminos para mejorar el acceso a la ciudad. “Recuerden que aquí no ha habido una autoridad local por 30 años. A raíz de nuestro trabajo, ha habido un aumento en el valor de la propiedad; la salud y la seguridad en la zona también mejoraron”.

Aliyow le aporta a la ciudad mucho más que su conocimiento en materia de infraestructura y se encuentra en el pico de su carrera. Participó en la construcción de la Terminal 5 del Aeropuerto de Heathrow en Londres. Sus años de experiencia van a tener un gran efecto para lograr que Baidoa vuelva a brillar.

"La ciudad me necesita, la gente también, y hay muchos proyectos por delante”, dice. “Este país ha estado en ruinas los últimos 30 años y tiene un apetito inmenso por ser restaurado y reconstruido”.

El Programa MIDA de la OIM también contrata a jóvenes profesionales locales y pasantes de rango junior, los cuales aprenden de los especialistas de la diáspora y en última instancia asumen responsabilidades si aquellos volvieran a irse.

Iftin Mohamed Hassan es uno de esos pasantes. Es ingeniera civil y considera a Aliyow un modelo a seguir.

“Por medio del Ingeniero Aliyow y la capacitación del Programa MIDA he desarrollado mis capacidades en el ámbito de la sanidad y la seguridad, el control de calidad, la construcción y mucho más”, dice. “Quiero expandir aún más mi carrera personal y también compartir todo lo que he aprendido junto a Aliyow con la próxima generación de ingenieros”.

Es esta combinación de transferencia de capacidades técnicas junto a la orientación brindada a futuros profesionales lo que distingue al programa MIDA de otras iniciativas para el desarrollo, con un impacto real y duradero.

“MIDA es un programa asombroso y muy importante para revivir a Somalia y lograr el desarrollo colectivo de la Nación”, dice el Gobernador Abdirahman.

El programa ha tenido un impacto muy duradero sobre los participantes, incluso después de que han expirado sus contratos formales. Muchos expertos de MIDA siguen trabajando en Somalia o apoyando sus iniciativas para el desarrollo. Aliyow por ejemplo, sigue estando muy comprometido con Baidoa, a pesar de que sus obligaciones oficiales en el programa han finalizado.

Reconoce que su rol no solamente es trabajar de ingeniero y ser asesor en el planeamiento, sino que también debe ser un modelo inspirador. “Cuando me uní al programa MIDA, en parte comprendí los beneficios que el mismo podría reportar, tanto desde mí como persona como por la transferencia de capacidades que yo podía hacer”, dice Aliyow. “Me encanta y disfruto reportando beneficios a mi gente”.

Decenas de testimonios recogidos en los últimos años demuestran el gran alcance que los profesionales retornados de Somalia pueden llegar a tener sobre el desarrollo de su propio país. Este corazón y la pasión y la determinación de la diáspora de Somalia contribuye con el Plan de Nacional de Desarrollo, con el  Pacto Mundial sobre Migración y con la Agenda de Desarrollo 2030 . 

Aliyow junto al Gobernador Ali Wardheere Abdirahman de la Región de Bay en Baidoa. Foto: OIM/Spotlight

La designación de Aliyow fue posible gracias a la generosa contribución de la Agencia para la Cooperación en el Desarrollo de Italia (AICS).  Desde 2017 la AICS ha estado brindando su apoyo al programa MIDA de la OIM en Somalia. El principal objetivo de este programa ha sido brindar asistencia para reducir la pobreza a la par que se desarrollan las capacidades de las instituciones estatales, junto con un impulso de las oportunidades de empleo en particular para los y las jóvenes de Somalia.

Texto por Claudia Barrios Roseland y Erin Bowser, OIM Somalia.  

Para conocer más acerca del programa MIDA de la OIM y/o sobre otras iniciativas de expertos y de desarrollo por favor enviar un correo electrónico a iomsomaliapsu@iom.int o visitar el sitio web de MIDA.