Bahr el Ghazal occidental, 27 Sep 2021 - Es tan solo el primer día de capacitación en costura a mano y las mujeres ya hacen grandes planes acerca de cómo van a usar las capacidades recientemente adquiridas para brindar apoyo a sus familias y lograr su independencia.

 “Una vez que domine la costura a mano, aprenderé cómo coser a máquina. Cuando lo logre, comenzaré a confeccionar sábanas, cortinas y manteles para venderlos y de tal modo poder mantener a mis hijos”, dice Adut Akwar, de 50 años de edad.

Adut y otras 14 mujeres del Centro Colectivo de  Hai Masna, un campamento para personas desplazadas internamente (IDP por su sigla en inglés), en el estado occidental de Bahr el Ghazal, en Sudán del Sur, forman parte del grupo que ha sido seleccionado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), para acceder  a capacitaciones en una amplia gama de técnicas que incluyen la costura,  el manejo de negocios y emprendimientos y otras capacidades para el liderazgo. En el grupo hay mujeres que viven con discapacidades, madres jóvenes y otras que son el único sostén de sus familias.  

Adut Akwar, de cincuenta años, forma parte  del Proyecto para Participación de las Mujeres del CCCM de la OIM. .Foto: OIM 2021/LiatilePutsoa

Adut vive en Masna junto a sus seis hijos. Escaparon de su casa en  2017 cuando la reanudación de los enfrentamientos sacudió a su aldea localizada en el Río Jur, forzando a miles de personas, entre ellas mujeres, menores y ancianos a huir para poder salvar sus vidas. Muchos de ellos encontraron refugio en Hai Masna (donde están alojadas más de  3.850 personas desplazadas internamente) y en otros centros colectivos en las cercanías de  Wau, en tanto que la mayor parte de los desplazados se albergaron en el campamento para personas desplazadas internamente de  Naivasha, que anteriormente se conocía como el sitio para Protección de Civiles (PoC) de la ONU en  Wau.

Ella se encuentra entre las 40 mujeres de Hai Masna y Naivasha que se han beneficiado con los talleres de capacitación a través del Proyecto de Participación de Mujeres  (WPP).  A través de este proyecto, el equipo del Grupo Sectorial de Coordinación y Gestión de Campamentos (CCCM) facilita el acceso de las mujeres a actividades generadoras de ingresos para apoyarlas de modo tal que puedan ganar autosuficiencia, incentivándolas a que planteen sus inquietudes en el caso de tenerlas y a que asuman roles de liderazgo en los campamentos de personas desplazadas internamente y en el seno de sus comunidades.

Integrantes del Proyecto para Participación de las Mujeres del CCCM de la OIM son capacitadas en costura a mano. .Foto: OIM 2021/LiatilePutsoa

“Estoy muy impresionado por el entusiasmo que las mujeres han mostrado en el aprendizaje de estas habilidades que van a servirles para reconstruir sus vidas”, dice  Titus Muniri, Asistente de Participación Comunitaria del CCCM de la OIM.

“Algunas de las mujeres que participaron en capacitaciones previas han incluso ido mucho más allá y asumido roles de liderazgo en las estructuras de gobernanza de los campamentos. Tenemos cuatro mujeres que completaron nuestra capacitación y que fueron elegidas como  miembros del Comité de Liderazgo de la Comunidad (CLC) en el campamento de Naivasha”, dice Titus.

Adut Akwar dice que ella “tiene un plan”.

“Cuando regrese a casa tengo pensado arar mi terreno para plantar vegetales para mis hijos”, dice. “Y eso no va a ser todo”, agrega con un renovado sentimiento de emoción. “También voy a usar mi tiempo para coser sábanas que luego podré vender para obtener un ingreso”.  

Adut dice que ella espera que a medida que la paz pueda restablecerse en Western Bahr el Ghazal, más mujeres van a elegir abandonar el campamento y retornar a sus aldeas.  

“Cuando nos vayamos podríamos juntarnos y formar cooperativas lideradas por mujeres poniendo en uso las capacidades para gestionar negocios y fabricación de artesanías que hemos aprendido. Podemos llegar a generar cambios verdaderamente reales en nuestras vidas”, dice Adut.

Adut nació con reducción congénita de las extremidades superiores. Foto: OIM 2021/LiatilePutsoa

Adut, quien nació con reducción congénita de las extremidades superiores dice que ella nunca ha sido el tipo de personas que dependa de los demás para hacer cosas por su discapacidad.

“Supongo que por haber nacido con una discapacidad uno piensa que también ha nacido con un sentido inherente de que hay que empujar con más fuerza para demostrarle al  mundo que uno puede lograrlo”, dice Adut. “Ese es el motivo por el cual cuando fui elegida para el taller no lo pensé dos veces y me uní”.

Las mujeres se brindan apoyo mutuo. OIM 2021/LiatilePutsoa

“Es verdad que tal vez necesito que alguien me enhebre la aguja, pero el resto de las cosas las puedo aprender por mí misma”, señala Adut.

El Proyecto para la Participación de las Mujeres (WPP) recibe el apoyo de la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) en el marco de la “Iniciativa Safe from the Start”, de carácter mundial, a través de la cual el equipo de CCCM de la OIM facilita el acceso de las mujeres a actividades generadoras de ingresos.

Para conocer más acerca del Proyecto para la Participación de las Mujeres por favor visitar:  https://womenindisplacement.org/

Escrita por  Liatile Putsoa, Oficial de Prensa.