Solomon, un niño que no tenía casa y fue tratado, y ahora está siendo reintegrado de vuelta con su familia. Foto: Hope for Justice

¿Qué se siente no tener un techo, ser invisible ante la sociedad, y ser obligado a realizar trabajo forzoso antes de cumplir los 13 años?

Solomon* de la región de Amhara, Etiopía, sabe muy bien de qué se trata todo esto-. En una situación límite, mendigando en las calles, se convirtió en un niño migrante no acompañado, fue víctima de trata y explotado para realizar trabajos mal pagos antes de llegar a la adolescencia.

Mientras su madre trabajaba como mucama, su padre estuvo ausente la mayor parte del tiempo. La pobreza crónica privó a Solomon del acceso a una educación básica.

“Mi madre perdió la vista tras haber dado a luz a gemelos y eso puso a nuestra familia en una situación muy difícil”, dice Solomon.

Comenzó a acompañar a su madre siendo muy joven, guiándola a todos los lugares a los que ella necesitara ir. Hizo esto durante cinco años hasta que largos episodios de hambre atroz lo forzaron a irse de la casa para buscar trabajo. Caminó durante dos días intentando ganar algo de dinero para su familia como cuidador de ganado.  

Solomon no era consciente de los peligros a los que estaba expuesto pasando noches enteras al lado de los caminos durante su viaje de fugitivo. Los extraños le ofrecían comida, un lugar para vivir, y dinero a cambio de la realización de tareas domésticas simples. Sin embargo, tras dos años muy duros de haber trabajado como ayudante doméstico y como obrero en una granja, el pago prometido nunca le fue entregado.

Cuando se dio cuenta que estaba sufriendo explotación, escapó y retornó y volvió a vivir con su madre. Luego trabajó la mitad del día como obrero para ayudar a cubrir los gastos de alimentos y otras necesidades de su madre. Joven e ingenuo, nuevamente fue engañado por otro hombre y llevado a Dahir Bar, la capital de la provincia de Amhara, donde ese hombre vivía, pero nuevamente no le pagaron por su trabajo. Logró escapar y sobrevivir brindando apoyo a una anciana discapacitada visual a fin de mendigar juntos en la calle.

Solomon siguió manteniéndose a sí mismo y ayudando a su familia en las calles de Bahir Dar como mendigo de tiempo completo, enviando sus magros ingresos a su madre pobre con la frecuencia que le era posible. Sin embargo, cuando la anciana se enfermó y eventualmente falleció, Solomon se quedó sin ningún medio para sobrevivir y con un nivel muy alto de vulnerabilidad, en la calle otra vez.

En su punto más bajo, sin poder ayudar a su madre y sintiéndose cada vez más desesperanzado cada día que pasaba, Solomon no tenía adónde ir. Los trabajadores de proximidad de A Lighthouse by Hope for Justice, una entidad asociada que trabaja con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Etiopía, logró persuadir a Solomon de dejar su vida errante en las calles.

Hope for Justice es una organización no gubernamental que trabaja en Bahir Dar, Etiopía, para ayudar a poner fin a la esclavitud moderna por medio de la prevención de la explotación, rescatando a víctimas, restaurando las vidas de las personas e intentando cambios a nivel social. Coordina centros que han denominado Faros, los cuales ofrecen un refugio para menores que han sido abusados y explotados o quienes han sido vulnerables a una explotación de esa naturaleza mientras vivían en la calle.

En el Faro, Solomon comenzó a recibir apoyo básico. Él prometió nunca retornar a una vida en las calles y muy pronto pudo reunirse con su madre. Gracias a un curso para manejar un pequeño negocio, comenzó uno propio y nuevamente puede ayudar a su madre a sobrevivir. También pudo regresar a la escuela.

Trata de menores, un problema mayor

El caso de Solomon refleja el sufrimiento de millones de menores migrantes irregulares que están expuestos al riesgo de sufrir trata y explotación tras desplazarse dentro de fronteras o entre ellas a la búsqueda de mejores oportunidades.

De acuerdo con el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (UNDESA), la cifra de migrantes internacionales llegó a 281 millones en 2020, con 36 millones de menores de 18 años. Etiopía es un importante país de origen de migrantes, y ha sido testigo de cómo muchos de estos menores emprenden un éxodo de manera irregular a lo largo del corredor migratorio del Cuerno de África, o la ‘Ruta Oriental’, hacia diversos destinos en el Medio Oriente.  

Los intermediarios y tratantes locales asedian a los potenciales migrantes, algunos de ellos menores, prometiéndoles una vida de grandes oportunidades fuera de sus comunidades y a menudo fuera de las fronteras de su país. Los flujos de trata y de tráfico siguen las principales rutas migratorias y muchas organizaciones como la OIM, la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y otras, están estudiando la severidad del problema.

De acuerdo con el Centro Regional de Datos de la OIM para África Oriental y el Cuerno de África, la ‘Ruta Oriental’ se sigue distinguiendo por un alto volumen de menores migrantes no acompañados (UMC en inglés), con 3.203 UMC (9%) que han sido informados a finales de 2020; más del 71% de todos los menores que viajaron eran UMC, un aumento drástico respecto del 46% monitoreados en 2019.

Periodistas y personal de la OIM durante una gira de sensibilización en el punto de acceso de Dewele, en la frontera entre Etiopía y Djibouti les hablan a jóvenes menores migrantes que son parte de un movimiento de retorno. Foto: OIM /Eric Mazango, marzo de 2021

Periodistas y personal de la OIM le hablan a migrantes, entre ellos menores, en el punto de acceso de  Dewele en la frontera entre Etiopía y Djibouti. Foto: OIM/Eric Mazango, marzo de 2021

Una periodista etíope habla con miembros de la policía fronteriza de Djibouti y de Etiopía en el punto de acceso de Dewele como parte de una gira de sensibilización organizada por la OIM. Foto: OIM/Eric Mazango, marzo de 2021

Given rampant cases of trafficking in persons and smuggling of migrants, IOM is implementing several initiatives to support the Government of Ethiopia’s institutional responses, which include enacting legislation that criminalizes trafficking in persons and implementing activities to eradicate the criminal act.

Miembros de la comunidad en una sesión de conversación para discutir formas de mitigar los riesgos de la migración irregular. Foto: OIM

La OIM le ha brindado su apoyo a la transformación de la anterior Fuerza de Tareas Nacional contra la Trata y el Tráfico, en una Coalición Nacional de Asociación sobre Migración, una plataforma de coordinación liderada por el gobierno que congrega a agencias claves tanto gubernamentales como no gubernamentales con mandatos para la gestión de la migración. La OIM le está también brindando su apoyo al despliegue de la estructura de la Coalición Nacional de Asociación a nivel del estado regional, y 10 Estados regionales y administraciones municipales en el país a fin de establecer su propia Coalición Regional de Asociación.

Adicionalmente, trabajando junto a la OIM, el Consejo de Lucha contra la Trata de Personas del Gobierno de Etiopía ha estado implementando el proyecto de Conversación Comunitaria, una iniciativa de concientización y comunicación para el cambio en los comportamientos para luchar contra la migración irregular a nivel comunitario que usa diálogos de facilitación para concientizar y para la acción colaborativa. Los periodistas también han sido capacitados para informar sobre la trata y el tráfico de una manera sensible.

Varios proyectos de reintegración de base comunitaria (CBR) diseñados para brindar apoyo a los retornados y a sus comunidades mientras se trabaja en cooperación con asociados locales están también siendo implementados. La asistencia CBR brinda apoyo para incrementar la solidez de las redes comunitarias y para generar condiciones favorables a la reintegración sostenible.

Estos proyectos están siendo implementados con el apoyo del Gobierno de Dinamarca, el Gobierno de Holanda, la Oficina de Asuntos Internos del Reino Unido, el Gobierno de la República de Corea, el Fondo Humanitario de Etiopía y el Departamento de Estado de los Estados Unidos de Norteamérica.

*El nombre de Solomon ha sido cambiado por respeto a su privacidad.

Para más información por favor contactar con Eric Mazango en emazango@iom.int, Tel: +251 904 645 879